Luces, cámara y…

Equipaje de una mujer by Stef Nieto

Bienvenidas a la segunda temporada de los #Lunesdeseriedad 

Bienvenidas mis queridas doñas y doños, hoy es 6 de enero del año 2020 y estoy más que feliz de iniciar la segunda temporada de nuestro podcast los lunes de seriedad, debo confesar que extrañé mucho poder compartir con ustedes a través de este espacio, pero como siempre lo mencionamos las pausas son necesarias para retornar con muchas más fuerzas y así lo hemos hecho. El año 2019 lo cerramos con broche de oro, confieso que me tomaron por sorpresa los resultados y es que los lunes de seriedad en tan solo 27 episodios en 6 meses recorrieron 19mil kilómetros alrededor del mundo, mas de 28mil oyentes en 42 paises y es mucho mas de lo que pudo imaginar cuando inicié hace unos meses atrás. Se me eriza la piel de decirlo y asimilarlo, ya que siempre me repetía a mi misma, equipaje de una mujer es mi voz con propósito y al ver las estadísticas comprendí finalmente que mis acciones me han llevado a materializar algo que en su inicio era solo el slogan de esta plataforma y esto es gracias a ustedes. A ti que vas manejando en este momento, a ti que estas desde tu oficina escuchándome, a ti que me escuchas desde el gimnasio o a ti que me escuchas desde la tranquilidad de tu casa después de un largo día. Esto es gracias a cada una de ustedes que a pesar nos divide una gran distancia este espacio nos hace sentir tan cercanas y las vivencias en común nos hacen traspasar las pantallas y sentirnos identificadas. Porque bueno muchas de ustedes están en Mexico, Honduras, Paris, Belgica, Dinamarca, España, Estados Unidos, Republica Dominicana, Colombia, Noruega, Australia, Italia y muchos países más. (Y si me quiebra la voz de decirlo porque el 2019 fue un año de muchísimo trabajo para mi) de muchos retos a nivel profesional y todos productos de mis decisiones, yo elegí esto y no me arrepiento ni un segundo por más que en múltiples ocasiones me siento agotada y dudo de mí misma y del propósito detrás de toda esta gran producción y llegan ustedes y me lo recuerdan porque de eso se trata de acompañarnos en este viaje llamado vida, cada una con su equipaje apoyándonos. En el 2019 también lanzamos oficialmente nuestro agendiario Todo pasa en el cual podremos trabajar juntas de manera interactiva reflexionando semana a semana cada tema de los lunes de seriedad, asi que es momento que lo tengas a mano para comenzar a accionar. Pero bueno mis doñas dándole las gracias a ustedes iniciamos oficialmente la segunda temporada de los lunes de seriedad y el episodio del día de hoy es titulado: Luces, cámara y…

Comenzamos (Intro musical)

Año 2020. Has llegado hasta aquí, hemos llegado hasta aquí. Más lejos que aquellos que en el 2019 partieron con su equipaje a un lugar lejano, tan lejano que los abrazos se sienten reales solo en nuestros sueños, un lugar en donde dicen que el sufrimiento no existe y aferrarnos a ello nos consuela. Un lugar en donde las palabras son enmudecidas y las lagrimas se mimetizan con los anhelos no cumplidos. Hemos llegado hasta aquí y ese el principal motivo para levantar la mirada y agradecer.

Año 2020, muchas ilusiones nacieron, muchos propósitos han sido escritos con la esperanza de ser materializados, muchos anhelos, muchos sueños, muchos proyectos, pero ¿De quién depende que se cumplan? ¿Es acaso el inicio de un nuevo año indicativo de que las cosas por arte de magia van a cambiar?

Los inicios nos dan ese aire de frescura, esa sensación de que esta vez si va a funcionar, de que tenemos una nueva oportunidad de enmendar nuestros errores y alcanzar la tan famosa felicidad.

Año nuevo, nuevas oportunidades y pareciera que la conjugación de estas dos palabras ejerciera el mismo efecto anestésico que ejerce nuestra tan querida frase “Todo pasa”. Una frase mágica que inmortaliza por unos segundos aquel sentir esperanzador de que todo, en algún momento, estará bien. ¿Te suena esto familiar? Y como está escrito en la introducción de nuestro agendiario, “Todo pasa” aquí y ahora, cuando tiene que pasar, cuando estás lista para que pase o quizá cuando menos los esperas. Pero ¿De quién es la responsabilidad de que todo pase?

Como quizá muchas de ustedes sepan, la mayor parte de mi vida profesional la he pasado entre luces y cámaras, detrás del escenario, detrás de la pantalla, vigilando cada detalle, organizando, produciendo para que cada cosa este en su lugar y para que la magia de la televisión o de la pantalla grande llegue a sus hogares. Y como lo comenté en un post hace unas semanas atrás en nuestra cuenta de Instagram @equipajedeunamujer llegó un momento de mi vida en el que sentí que me había equivocado de carrera, que esto no era lo mío, que ya no lo disfrutaba y llegué a sentirme realmente infeliz.  Fue en ese momento en el año 2013 en el que decidí enfocarme al 100% en mi carrera profesional como locutora comercial, estaba convencida que más nunca deseaba volver a producir, pero lo cierto es que jamás me alejé de la industria del entretenimiento, y pues heme aquí produciendo para ustedes, utilizando mi voz con un mayor propósito y viendo de una manera muy clara como la vida nos prepara siempre para el futuro y como cada experiencia nos enseña grandes lecciones aunque en el momento no lo veamos.

Una de las producciones cinematográficas en las que trabajé a muy temprana edad fue James Bond, Quantum of Solace. Tenía 24 años de edad, había vuelto a Panamá por unos meses y me llamaron para esta oportunidad, pero bueno de esta experiencia profesional les contaré a detalle en algún #martesdetaquilla a través de nuestro canal de Youtube. Mi trabajo dentro de la producción era ser AD o asistente de dirección. En una gran producción como esta existen cientos de personas trabajando por un mismo objetivo, largos meses de trabajo, días de rodaje de 12 o 14 horas y cuando nos sentamos a disfrutar del resultado final desconocemos todo el proceso detrás, y juzgamos para bien o para mal lo que es visible únicamente para nuestros ojos. ¿Te suena esto familiar?

Desde efectos especiales, dobles para las escenas de acción, extras que caminan, autos que se chocan, absolutamente todo está planificado y organizado para que de una forma armónica el resultado sea satisfactorio. Director de arte, director de fotografía, camarógrafos, actores de primera y un sin numero de personas con trabajos específicos para que escena a escena se construya un éxito taquillero. Pero hay una persona en especial que tiene la última palabra. La famosa frase “Luces, cámara y acción” no es solo un cliché del mundo cinematográfico. Es una manera de indicarle a todos los que se encuentran en el set que el rodaje ha dado inicio y que todos están listos y preparados. Escuchas el anuncio de “camera rolling” o cámara rodando, “corre audio” como indicativo al director de que todo está listo para filmar.  Mi trabajo junto con 10 personas más, si éramos 10 asistentes de director, esparcidos en todo el set de rodaje, era informarles a todos lo que sucedía, ser eco de las instrucciones del director. Cada uno tenía asignado un área, un grupo de extras, nos encargábamos de decirles cuando el director diga acción tu caminarás hacia allá o harás esto o aquello. Absolutamente todo lo que ven en pantalla es orquestado, ahora cuando vean una película y haya una escena en un restaurante y hay extras comiendo o caminando sabrán que a un lado estaba un asistente de dirección dándole las instrucciones. Pero no importa cuan organizados y listos estén todos, si el director no está conforme con algo o simplemente está indeciso o no sabe hacer tu trabajo, el rodaje no inicia, puede que estén las luces y las cámaras encendidas, pero sin la palabra acción no hay película. ¿Te suena esto familiar?

Pero inclusive cuando el director está listo para la acción, no siempre las cosas salen como lo planeado.

En el lenguaje cinematográfico existe un término muy conocido como “The million dollar shot” se le llama comúnmente a la escena más costosa o a la escena más compleja de toda la trama por múltiples aspectos o factores de dificultad, de efectos especiales, en fin, la toma del millón de dólares. En Quantum of Solace estaba todo listo para filmar “The Million dollar shot” que era una persecución de autos filmada en la ciudad de Colon, en Panamá. Cada uno estaba en su posición en espera de las indicaciones por el primer asistente de dirección a través de nuestros radios, todo estaba listo, los dobles para las escenas de acción se habían preparado por semanas para las riesgosas escenas que iban a realizar, y normalmente para este tipo de escenas que involucran muchos daños materiales no hay segundas oportunidades, por ende, todo tiene que estar sumamente sincronizado y organizado. Prometo que en el #Martesdetaquilla les compartiré más detalles incluyendo la escena. La persecución era larga y atravesaba varias calles, lo cual implicaba que el set de rodaje fuese bastante amplio y requería de mucha atención por parte de todos. La persecución sería filmada en “One shot” es decir una sola toma, sin cortes la cámara va grabando todo en una misma secuencia, así que nosotros los asistentes de dirección teníamos que estar listos para cuando pasara el auto con Daniel Craig, es decir James Bond, los extras estuviesen marcando sus acciones. Llegó el momento en que debíamos iniciar; habían pasado horas, hacía muchísimo sol, los extras estaban acalorados, enojados, era hora de comer, pero seguíamos filmando y cuando el director grita acción el auto acelera, pero los extras no se mueven. Pánico de inmediato y por supuesto parte de los extras que decidieron no moverse eran de mi grupo. El primer asistente de director de inmediato me llama por el radio tras anunciar el corte de la escena y me pregunta que sucede, en el #martesdetaquilla les contaré lo que sucedió.

El punto aquí mis doñas es que nuestra vida es como una gran producción cinematográfica, requiere de muchos elementos, de muchas acciones, de mucha organización, de mucha planificación. La única diferencia es que en esta gran producción que es tu vida, tú eres la guionista, la actriz principal, la directora de arte que decide como adornar tus escenarios, pero sobre todo eres la directora, la encargada de gritar ACCIÓN. ¿De qué vale que tengamos escritos nuestros propósitos, nuestros anhelos y ya? Es como tener las luces y las cámaras listas y esperar que por arte de magia el resto suceda.

Si ya escribiste en tu agendiario tus propósitos y objetivos para este nuevo año, ya tienes las luces y las cámaras listas para iniciar el rodaje, pero falta que tú digas la palabra mágica porque recuerda que todo pasa, si haces que pase. Llegó el momento mis doñas de tomar acción. ¿Están listas? Estoy segura que si. De la acción, hablaremos más adelante.      

Con amor, 

Stef Nieto 
@equipajedeunamujer 

Escrito por

Fan de los memes. Apasionada por la escritura y la lectura. Romántica oculta. Productora ejecutiva, locutora bilingüe internacional con más de 15 años de experiencia en el mundo del entretenimiento. Procuro aprender algo nuevo a diario. Casi nunca me peino y me río muy alto. De niña me regañaban porque "hablaba mucho en el colegio" y hoy me gano la vida con ello. Tengo una fascinación por las historias cotidianas, por la gente como tú, por la gente como yo. Coach Certificada y escritora publicada. Soy del mundo y al mundo me debo, soy VOZ dónde antes hubo silencio.