Felices para siempre

¿Qué es la felicidad? ¿Qué sucede con algunos que nunca logran ser felices? o ¿Será que sí han alcanzado la felicidad y no lo saben?

¿Qué es la felicidad? Para aquellas que nos acompañan en nuestra cuenta de Instagram @equipajedeunamujer saben que realicé una encuesta hace unos días referente al episodio del día de hoy. Hacía varios días había escrito la base a desarrollar del tema que ya tenía asignado, sin embargo, aquella mañana me levanté con un brinco en el corazón y con un tema totalmente diferente. Sentí esa emoción de querer escribir y me picaban los dedos por cambiar el episodio, pero eso involucraba atrasarme con la entrega ya que tenía muy encima el fin de semana y sus compromisos, pero mi corazón es terco y en el fondo sé que su voz intuitiva nunca se equivoca. Les pregunté a ustedes y la gran mayoría respondió “Hazle caso a tu corazón”. Y aquí vamos haciéndole caso a esa voz que en muchas ocasiones ignoramos, pero nunca más. Lo bueno es que ya tenemos un episodio casi armado para el futuro.  

 

Y… Ahí estaba yo, con ese brinco en el corazón, como niña con juguete nuevo deseando leer, investigar por horas sobre esa inquietud. ¿Qué es la felicidad? ¿Qué sucede con algunos que nunca logran ser felices? o ¿Será que si han alcanzado la felicidad y no lo saben?

¿Qué te pasa Stefanie? ¿Por qué te sientes así? (Pregunta con juicio) ¿Te suena esto familiar? En la mayoría de las ocasiones cuando alguien nos comenta que se siente mal de ánimo preguntamos en automático ¿Por qué? E hilando un poco más delgado cuando escuchamos sobre un caso de suicido sacamos el dedo juzgador de inmediato ¿Por qué se habrá suicidado? “Esa muchacha lo tenía todo”.

Dentro de mi emoción, sumergida en la vorágine del día a día, comencé a sentir una leve ansiedad. Para las nuevas oyentes que no saben, por muchos años estuve bajo medicación. Diagnóstico “Depresión y ansiedad”.  En algún momento de mi vida tomé antidepresivos; desde prozac, fluoxetina, etc, y ya hace un año que dejé los ansiolíticos. En estos momentos no tomo ningún tipo de medicación para regular el estado de ánimo. Y como siempre les digo, de todo se aprende, presentar estos cuadros anímicos me han ayudado en el presente a estar muy consciente de mis emociones; sé perfectamente cuando algo no está bien a lo interno, y he trabajado arduamente en terapia para conocer y sanar de dónde provienen todas estas inquietudes. Les cuento esto porque a pesar de no estar en terapia psicológica ni estar medicada, estoy muy alerta a cómo me siento y cuando percibo que puedo tener una recaída o necesito un escape jamás escatimo en escribirle a mi terapeuta “Mayday”. Así lo hice aquel día y comenzó el cuestionamiento interno ¿Qué te pasa Stefanie? ¿Por qué te sientes así? (Pregunta con juicio) ¿Te suena esto familiar? En la mayoría de las ocasiones cuando alguien nos comenta que se siente mal de ánimo preguntamos en automático ¿Por qué? E hilando un poco más delgado cuando escuchamos sobre un caso de suicido sacamos el dedo juzgador de inmediato ¿Por qué se habrá suicidado? “Esa muchacha lo tenía todo”.

¿Qué es todo?

Según Wikipedia La felicidad es una emoción que se produce en un ser vivo cuando cree haber alcanzado una meta deseada. Las personas que tienen un alto grado de felicidad muestran generalmente un enfoque del medio positivo, al mismo tiempo que se sienten motivadas a conquistar nuevas metas. Al contrario que las personas que no sienten ningún grado de felicidad que muestran un enfoque del medio negativo, sintiéndose frustradas con el desarrollo de su vida, atribuyendo la culpa al resto de la sociedad con la que conviven. ¿Te suena esto familiar?

Abraham Maslow, uno de los padres de la filosofía humanista, dice en su libro El hombre autorrealizado, que el individuo tiene naturalmente muchas necesidades y que su relación con su existencia depende de su posibilidad de satisfacerlas. Estas necesidades son descritas en su pirámide de las necesidades básicas de la felicidad.

 

  1. Necesidades fisiológicas básicas para la supervivencia con las que todos nacemos: Respirar, alimentarnos, dormir, relaciones sexuales…
  2. Necesidades de seguridad, de protección, disponer de recursos económicos, tener un trabajo, una vivienda…
  3. En el nivel siguiente estaría el amor, la amistad y la pertenencia a un grupo social.
  4. Necesidad de estima o reconocimiento, tener confianza en uno mismo, los logros, la independencia…
  5. La autorrealización, es la necesidad psicológica más elevada del ser humano, la plena felicidad y armonía. En ella se encuentran las personas que han encontrado el sentido a su vida.

Correcto, llegó el momento “Aja” del episodio de hoy. ¡Si! Si estás leyendo seguramente has leído nuevamente los cinco puntos y si estás escuchando hay una alta probabilidad de que hayas retrocedido para escuchar bien. Hagámoslo juntas. ¿Tienes donde dormir? ¿Alimentos? Bueno no vamos a profundizar con las relaciones sexuales porque sabemos que hay un fenómeno ahora mismo con las mujeres Ficus LyrataLa era de las solteras intimidantes, pero seguimos. ¿Tienes un trabajo que te permite pagar las cuentas? ¿Un techo donde vivir? ¿Amistades? ¿Disfrutas y celebras tus logros? “Aja” otro momento “Aja” ¿Te sientes autorrealizada? Maslow definió la autorrealización como: “El impulso por convertirse en lo que uno es capaz de ser. El crecimiento y desarrollo del potencial propio” Pero de esto hablaremos más adelante.

Hemos idealizado a la felicidad, hemos perpetuado su efecto, creemos que es eterno, que ser feliz es la ausencia de problemas, de contratiempos, de vicisitudes. ¿Es acaso el orgasmo eterno o es un momento de éxtasis efímero?

Si tus respuestas fueron positivas a las preguntas anteriores, entonces ¿Qué es lo que me pasa? Según Maslow lo tengo “todo” para ser feliz. Si en tu caso respondiste con un NO a algunas de las preguntas podrás estar realizando en este momento la idea del por qué de muchas de tus insatisfacciones. Sin embargo, ¿Es esta una verdad absoluta?

Llegué a la cita con mi Psicóloga el viernes. ¿Cómo estás? – Preguntó. Diálogo interno. “Yo estoy bien” y es la verdad, lo estoy. No tengo ningún aparente motivo para no estarlo. No tengo quejas de mi vida, no tengo razones de peso “conscientes” para sentirme mal, ¡Sí! Desearía muchas cosas pero no son necesidades básicas según la pirámide de Maslow, sin embargo en ocasiones me siento mal, aunque no desee sentirlo. Pero ¿Por qué? (Nuevamente me juzgo).

Y es que nos vendieron un cuento. Sorry Disney, en esta ocasión te voy a echar el muerto a ti junto a Hollywood, Televisa etc y por supuesto, asumo mi parte, me declaro culpable de haber contribuido por años en una industria donde se fabrican fantasías y en dónde al final todos viven “felices para siempre” y es que no siempre estamos ni nos sentimos bien, y es normal aunque no lo hayamos normalizado, y es válido aunque no lo valoremos y por el contrario lo denigremos. Nos molesta sentirnos mal, nos enoja el malestar, nos incomoda y lo vemos como una debilidad y no como un momento de reflexión, de alerta.

Hemos idealizado a la felicidad, hemos perpetuado su efecto, creemos que es eterno, que ser feliz es la ausencia de problemas, de contratiempos, de vicisitudes. ¿Es acaso el orgasmo eterno o es un momento de éxtasis efímero? (Del orgasmo femenino hablaremos más adelante). Creemos que aquellos que dicen ser felices carecen de momentos oscuros, creemos que aquel que llena todos los puntos de la pirámide de Maslow es y debe ser feliz siempre. Creemos muchas cosas que nos limitan ¿Recuerdan que se los mencioné en el episodio anterior? Y si aún no has escuchado “La oveja negra” te invito a que lo hagas. Creemos todo lo que vemos, que toda la vida idealizada en Hollywood es cierta, los cuentos de hada, la plebeya triste y pobre que es rescatada por el Principe millonario que se enamora de ella pese a todo. ¡No, no se confundan! La Princesa Meghan no pertenecía la oligarquía pero era ya una actriz reconocida y se desenvolvía en un círculo social selectivo por el cual conoció al Principe Harry. ¡No, el Principe no la rescató de la pobreza!

Queremos creer siempre que como dice el famoso Quote en inglés “The grass is always greener on the other side” que traducido al español sería como “El césped siempre es más verde en el otro lado de la cerca” y me encantan las adaptaciones actuales que se le ha dado a este Quote “El césped siempre es más verde del otro lado porque en ocasiones es falso”. Todos tenemos momentos buenos y malos en la vida y se vale estar mal, se vale sentirse mal, se vale sentirse roto, lo que no se vale es perpetuar este sentimiento tampoco o simplemente adoptarlo porque se dice que el subconsciente alimenta nuestro estado de ánimo. ¿El subconsciente Stefanie? ¿Cómo así? ¡No, no me estoy contradiciendo! Podemos sentirnos mal, amanecer y no sentir que el día está lindo para brillar y toda esa paja motivacional con las que ahora nos desean hipnotizar y entonces el día que nos sentimos como ogros pensamos que somos bichos raros y corremos donde la Psicóloga (estoy proyectándome y hablando de mi misma) y le decimos por favor medíqueme que hoy no amanecí cantando como cenicienta y los pajaritos no han llegado a mi ventana. ¡Es normal! Se llama balance, aunque lo tengamos “todo” y además tenemos ciclos hormonales, nuestro entorno, miles de factores más. Pero lo que no podemos normalizar es vivir eternamente en negativo y con la música de drama como soundtrack de nuestras vidas cada vez que hablamos o pensamos… ¡Aja! Dije pensamos. Repito, el subsconsciente alimenta nuestro estado de ánimo pero ¿Qué es el subconsciente? El subconsciente es un término original del psicoanálisis y se refiere a todo aquello que tenemos guardado o almacenado debajo de nuestra propia consciencia, como si estuviera escondido y no lo pudiéramos ver a simple vista como en la metáfora del iceberg, por ejemplo cambiamos de lugar el bote de ropa sucia, por unos días iremos al lugar anterior debido a que se había establecido una conexión neuronal, se nos hizo un hábito ¿Recuerdan el episodio de 100 días?, Por ende nos tomará un acto de conciencia hasta que nuestro cerebro se habitúe al nuevo lugar donde debemos tirar la ropa sucia ¿Les suena esto familiar?

 

Entonces si nuestro estado de ánimo se alimenta de nuestro subsconsciente ¿Podrías responderte a ti misma cómo te estás alimentando? Los recuerdos, todo lo que te dices a diario, por supuesto negativo, que ya has convencido a tu cerebro de que es cierto, todas las afirmaciones negativas que te repites, las heridas no sanadas del pasado, tus fracasos emocionales, conflictos en tus trabajos, todo aquello que creemos no recordar pero que está almacenado en el subsconsciente y que a pesar de creer que no nos está pasando nada en el presente tenemos un malestar ¿Te suena familiar?

Según muchos, todo lo que sucede en nuestra mente nos influye, al repetirnos algo una y otra vez creamos un circuito neuronal y se convierte luego en automático, ¡Aja! Nuestro dialogo interno pero de eso hablaremos más adelante. Lo que te repites a ti misma una y otra vez produce un circuito neuronal y el subsconsciente está listo para almacenarlo y recordártelo.

¿Será que sí somos felices pero no nos hemos dado cuenta? Si tu estado de ánimo se alimenta de lo que piensas ¿Qué tan nutrida está tu alma?

Y bueno colorín colorado este cuento no se ha acabado porque seguimos el próximo lunes.

Con amor,

Stef Nieto
@equipajedeunamujer

 

Escrito por

Fan de los memes. Apasionada por la escritura y la lectura. Romántica oculta. Productora ejecutiva, locutora bilingüe internacional con más de 15 años de experiencia en el mundo del entretenimiento. Procuro aprender algo nuevo a diario. Casi nunca me peino y me río muy alto. De niña me regañaban porque "hablaba mucho en el colegio" y hoy me gano la vida con ello. Tengo una fascinación por las historias cotidianas, por la gente como tú, por la gente como yo. Coach Certificada y escritora publicada. Soy del mundo y al mundo me debo, soy VOZ dónde antes hubo silencio.