Conociendo Playa Morrillo – Provincia de Veraguas, Panamá.

Playa Morrillo “Un paraíso”

Debo iniciar este post confesando algo que no me enorgullece. Conozco muchos lugares alrededor del mundo pero por diversas razones he explorado muy poco mi propio país, Panamá. Así que este año decidí hacer algo al respecto.

Planteada esta premisa, le conté a mi hermana mi deseo de recolectar recuerdos en mi equipaje de los mejores rincones de Panamá. Decidimos comenzar por la provincia de Veraguas, lugar donde nacieron nuestra mamá y abuela. 

Usualmente no planeó muchos mis viajes, soy más del tipo de viajera que empaca lo esencial y se emociona con que la aventura la sorprenda. Mi hermana se encargó de escoger el lugar. Conozco personas que viajan y les gusta tener todo controlado y estructurado, cada quién tiene su estilo, pero a mí cada viaje me ha enseñado a soltar, por ende le cedí el timón a mi hermana y resultó siendo una sorpresa maravillosa. 

Partimos a las 8am (habíamos planeado salir a las 5am pero yo me quedé dormida, en el video que les estoy preparando podrán ver todo). Según Waze el trayecto en auto eran de 5 horas, después de checar que el auto estuviese bien (llantas, aceite, etc) y de comprarnos dos capuccinos enormes, partimos hacia Playa Morrillo en Santiago de Veraguas. Era un destino completamente nuevo para ambas así que no sabíamos qué esperar más allá de lo que habíamos encontrado en internet (la verdad es que me encantan estas citas a ciegas con los destinos).

Para seleccionar el hotel buscamos un poco en la web y encontramos uno que parecía acogedor, con precio accesible y lo suficientemente cómodo para pasar un fin de semana. No teníamos mayores expectativas, nos conformábamos con un lugar para dormir y dejar nuestras cosas mientras estábamos en la playa. 

Después de perdernos dos veces en el camino, porque los hermanos menores nunca le hacen caso a los mayores, llegamos al Hotel El Sol. En defensa de mi hermana si no nos hubiésemos perdido por no hacerme caso, no nos hubiésemos topado con un espectáculo de Guayacanes en todo su esplendor en pleno verano.IMG_6304

La carretera desde la entrada de Atalaya hasta Morrillo está relativamente en buenas condiciones, hay algunos tramos deteriorados, pero en general está bastante bien para todo tipo de autos. A medida que nos acercábamos a la costa comenzamos a presenciar una mágica combinación entre las montañas de Veraguas y el océano pacífico al final. ¡Estábamos deslumbradas y emocionadas! 

IMG_4712

Cabe mencionar que en el camino encontrarás una gasolinera, por si las moscas, también varios lugares para comprar algo de comer y un par de tienditas o chinos como decimos acá.

Finalmente llegamos al hotel

Al llegar al hotel ambas pensamos habernos equivocado, miramos bien el letrero y en efecto, era el que habíamos reservado. Las fotos que vimos en internet no le hacían justicia en lo más mínimo.  La recepción es una terraza rodeada por balcones en donde te recibe su dueño, Mike, con una amable sonrisa. Se me olvidó mencionar que una de las motivaciones que nos convenció a seleccionar este hotel fue el anuncio de que el dueño es Chef, ¡ustedes saben cuán importante es la comida! En el recibidor estaban las mesas del restaurante, un ambiente familiar y acogedor pero lo mejor era la vista. Se podía observar la piscina, en la parte de abajo, junto a un rancho que parecía sumergirse entre las montañas. El mar pincelado en el horizonte nos dejó sin palabras.

 

Mike nos guió hasta la parte de abajo del hotel en dónde estaban las habitaciones. La nuestra tenía una cama doble, aire acondicionado, una mesita en la terraza frente a la puerta, que de inmediato supe sería mi primer spot para escribir un poco y trabajar contemplando el mar. Los cuartos están equipados con todo lo necesario, a parte de estar muy limpios y cómodos.

Como dos pelaitas (término panameño utilizado para las jovencitas) tiramos nuestras maletas en la cama y nos fuimos a la piscina con un flotador de Donuts, que me llevé de mi hija. Cabe mencionar que en esta aventura no nos acompañó porque estaba en sus vacaciones de verano con su papá y fue el momento ideal para conocer este hotel ya que no es Children friendly, es decir, no es un hotel para ir con niños. ¡Ojo! yo soy madre y disfruto muchísimo viajar con mi hija, si aún no has visto como nos divertimos viajando puedes ver nuestro video aquí. Sin embargo soy fiel creyente de que las mujeres y también las parejas deben tener su propio espacio y en muchas ocasiones ir a lugares en donde hay niños también puede ser un poco agotador, ¡hay que ser sinceros!

Después de una tarde en la piscina, decidimos ver el atardecer en la playa, cuya distancia desde el hotel es de cinco minutos en auto. Nos sentamos frente al mar, nos reímos mientras nos tomábamos unas cervezas y vimos como se ocultaba el sol. Al volver al hotel Mike tenía preparado una cena en conmemoración al año nuevo chino, como estábamos en plan de desconexión nuestros celulares no tenían batería y no tenemos fotos de la cena, pero tranquilos, ustedes pueden confiar en mí cuando les digo que estaba delicioso.

A la mañana siguiente la que se quedó dormida fue mi hermana, yo sí no pude dormir pensando en el espectáculo que sería ver el amanecer desde el ranchito frente a la piscina y no me equivoqué…

Continuará. Está pendiente para que veas más detalles en el video que te estamos preparando.

Si deseas realizar alguna reservación o pedir información al Hotel El Sol puedes hacerlo al correo eggthenoodle@yahoo.com le dices a Mike que eres lector/a de Equipaje de una mujer y listo, a disfrutar de Panamá.

 

 

 

 

Escrito por

Fan de los memes. Apasionada por la escritura y la lectura. Romántica oculta. Productora ejecutiva, locutora bilingüe internacional con más de 15 años de experiencia en el mundo del entretenimiento. Procuro aprender algo nuevo a diario. Casi nunca me peino y me río muy alto. De niña me regañaban porque "hablaba mucho en el colegio" y hoy me gano la vida con ello. Tengo una fascinación por las historias cotidianas, por la gente como tú, por la gente como yo. Coach Certificada y escritora publicada. Soy del mundo y al mundo me debo, soy VOZ dónde antes hubo silencio.